actual
tierragrafía
projekte
vulkane
sumatra
segantini
puja
maka wakan
menabe
misión
london - paris
reis
rarámuri
die schönsten
el concepto
la tierra
las cuevas
los rarámuri
el baile
las casas
las aztecas
los yacimientos
el viaje
la obra
pirosmani
europa
songlines
terroir
shoa
sinai
eisfeuer
go west
amazonas
kailas
afrika
aotearoa
london
amberger gelb
wein
salz
l'ocre
elefanten im schnee
todesstreifen
atlantis
dresden
værøy
terra di siena
die alpen
die berliner mauer
99 fotografien
installationen
ausstellungen
bücher
editionen
texte
galerien
links
vita
kontakt - impressum

rarámuri - el concepto


BAILAR O MORIR


Cuando Onoruame creó el mundo, la TIERRA le quedó demasiado blanda. Por eso los Raramuri bailan sobre ella, para que se endurezca y hacerla habitable para los hombres.


Los barros de la Sierra Tarahumara provienen de lugares en los que los Raramuri bailan toda la noche para dar las gracias a Onoruame, la cual representa igualmente a la madre como al padre; para dar gracias por la lluvia, por la cosecha y por el bienestar de las personas, de los animales y de toda la naturaleza.

Encontré el blanco y el rojo que utilizan para pintar al Matachines, el danzante, colores con los que pintan también las cuevas y las iglesias.

Conseguí TIERRA, barro en un lugar en el que los corredores cargan energía.

La encontré cerca de los bloques de pisos diseminados y de las cuevas en las algunos Raramuri todavía viven donde se refugian del frío invierno.


El pueblo de los Rarámuri llegó aproximadamente hace 20.000 años a Centroamérica atravensado el estrecho de Bering. Hace unos 2.000 años se instalaron defininitivamente en lo que conocemos en la actualidad com el Estado Federal de Chihuahua. La llegada de los españoles a México en el siglo XV y su búsqueda de oro y plata produjo el desplazamiento de los Rarámuri de las mejores zonas de pastos y tierras de labor. Su resistencia ante los españoles fue reprimida con represalias sangrientas. A los Rarámuri nos le quedó otra opción que refugiarse en zonas de difícil acceso como la Barranca del Cobre, donde todavía viven e intentan conservar su cultura ancestral.